Brisa de Una Muñeca. (BrisadeWrist1)

miércoles, 13 de septiembre de 2017

El tiempo, no tiene tiempo.

Se vistió su longevidad de ocre, 
dejando atrás los matices 
de aquellos colores malogrados, 
recreo para la vista 
o quizás solo una distracción, 
para poder espantar las horas lóbregas.


Volver a un pasado, en presentes conjugados 
y querer que la eufonía cambiante, 
deje de olear la cacofonía espumosa, 
pudiera ser imposible, que no improbable, 
volver a los tiempos caducados 
y no naufragar de nuevo, 
sentir el salitre de unas agujas ciclópeas 
y columpiar las cosquillas, 
que humedecen sus horas muertas.


Se vistió el cielo de ocre, 
para traer a aquella memoria desgastada, 
la locura de volver a sentir 
el hormigueo de sus aleteos, 
en los engranajes de su plumaje 
y el solaz de unas minúsculas mariposas, 
en la comisura de su ocaso.

© BrisadeWrist.

Imagen.- Chryssalis.

2 comentarios:

  1. El tiempo pasa y los colores se desgastan como también lo hace la imagen o el sentir... pareciera que el tiempo tiene otra esfera dentro y que nosotros nunca entraremos en ella.

    Siempre es un placer venir aquí para leerte.

    Mil besitos y feliz noche, preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos llegamos a ese "día" en que sentimos que se nos escapa el tiempo, la vida y nos parece haber pasado por ella como espectadores, en vez de haberlo hecho como protagonistas...

      Siempre muy gratificante tenerte en mis letras.

      Una feliz velada y un fuerte abrazo ♥

      Eliminar