Brisa de Una Muñeca. (BrisadeWrist1)

martes, 27 de enero de 2015

Rosas Rojas para mi Padre...


El tiempo pasa, y sí, va curando las heridas, aunque el dolor siempre permanece, ahí, dentro muy dentro...Donde nadie alcanza para poder dar consuelo...
Hoy como cada noche de Enero, vuelvo a mirar al cielo, pero esta vez quiero pedirte que más que consolarme, me achuches fuerte en tu pecho, necesito sentirte a mi lado, que me pintes una sonrisa en el Alma, hoy más que tu protección, quiero que tu esencia acompañe mis fatales letras...

Mi mente vuela hoy a tiempos pasados donde tu eras el guardián de nuestros sueños, el que dirigía nuestros pasos

y con tus manos agrietadas, fuertes, firmes, hiciste de tus horas de infinito trabajo, un sendero para este ahora, nuestro presente...



Recuerdo aquellos Domingos de campo, cogiendo moras... Aquellos días de playa dónde tu única preocupación era, que mi piel no se quemara con los rayos de sol... Recuerdo ir a buscarte y sacarte de tu partida de dominó y aquella coca-cola fresquita que me regalabas, por permitirte acabar tu partida...Pero lo que más recuerdo son aquellos años que pasé fuera de casa y tu ibas a recogerme a la estación y orgulloso a tu lado me llevabas, cogiendo mi mano, días de soledad que ambos compartimos, cuando por circunstancias del destino, ambos estuvimos lejos de casa, solos y sin más compañía que esos fines de semana compartidos...Te extraño, sí, te echo de menos y me hace falta tu presencia, tus abrazos, tus besos...



No fue suficiente matarlo en vida, con aquel angustioso cáncer, no fue suficiente dejarlo sin voz, sin rostro...

No, no fue suficiente...

Tenías que llevarlo al infierno que tu preparaste para el...

Y sigo cerrando mis ojos y viendo aquella figura sin aliento y me asfixia el olor que dejo aquel, tu último Enero.


Maldito Enero, que te lo llevaste... Maldito fuego, que no dejaste que pudiera darle mi último abrazo... Maldito... 
Que te lo llevaste en vida y solo nos dejaste sus huesos... Maldito, maldito, que a los muertos hay que dejarlos en paz, que sus familias los puedan velar y enterrar vestidos de gala, no cubiertos por las cenizas de su propia carne...

.- Papi...Ya...Lo perdono, si, porque se que tú, ya lo has hecho...

Y miro al cielo, como cada noche de Enero...


Y te traigo a mi lado...
Por unos minutos te siento en mi pecho, eres el latir que da compás a este corazón que cansado de su palpitar, te busca para enjugar todo su sufrir...

Mis te quieros llevan tu aroma y como suspiro salen de mi interior, los dejo que vuelen y encuentren descanso en tu corazón...

Te Quiero.

Este año te he hecho un regalo...
Para ti desde mi corazón al tuyo.




©BrisadeWrist.